Piso vinílico: 3 consejos para combinar los muebles

Piso vinílico: 3 consejos para combinar los muebles

La tarea de escoger el piso para la casa puede convertirse en un verdadero desafío. A esta hora, el primer paso es definir el material que será utilizado. En el mercado, existen diversas opciones con diferentes características que pueden llamar la atención, entre ellas, el piso laminado, piso vinílico, porcelanato y los pisos de madera natural.

Para tomar la decisión correcta, es fundamental tener en cuenta algunos factores como el costo beneficio, tiempo de instalación, practicidad en el día a día, comodidad, acústica, resistencia, mantenimiento y también el estilo de decoración que será aplicado.

Capaz de reunir todos estos beneficios, además de ofrecer una inmensa variedad de colores, estándares y acabados, el piso vinílico es considerado el preferido de los profesionales de arquitectura y proyecto de interiores, ya que ofrece una solución completa para cualquier tipo de propuesta para la decoración interna.

Sin embargo, otro factor muy importante que debe ser evaluado antes de escoger tu modelo de vinílico es la combinación de los muebles con el revestimiento. Por cierto, para que el décor de tu proyecto alcance el efecto que esperas, es fundamental combinar el piso con el mobiliario, dejando todo el ambiente en sintonía.

Para esclarecer todas las dudas que puedan surgir en esta etapa, nadie mejor que la líder mundial en pisos vinílicos. Tarkett seleccionó en este artículo los cinco principales consejos para acertar a la hora de escoger y combinar los muebles y el piso para la casa. ¡Ven con nosotros!

#1 Mantener la coherencia con el estilo de decoración de los muebles y del piso vinílico

Puede parecer obvio, no obstante, para crear un proyecto bonito y que, de hecho, tenga sentido, el paso más crucial es tener una buena planificación. La elección del piso merece atención, pero incluso antes de pensar en el revestimiento, debes reflexionar sobre cuáles son tus prioridades para el proyecto y definir el estilo de decoración que más te represente.

Minimalista, contemporáneo, retró, industrial, rústico, mediterráneo… Existen diversas opciones, pero debes pensar bien cuál es la más viable para tu casa y no solo aquella que más combina con tu personalidad.

Con esta decisión en mente, sea cual sea la propuesta escogida, es importante que cada elemento refuerce las características generales de aquel estilo, descartando opciones que acaben por confrontarse.

Por ejemplo, si pretendes seguir una propuesta más moderna, no tendrá sentido tener en el proyecto algún mobiliario o elementos decorativos que rescaten características clásicas o retró. De la misma forma, si optas por un estilo más neutro, como el escandinavo, por ejemplo, no será recomendado optar por un piso o muebles coloridos.

 

#2 Apostar por el contraste de tonalidades

La tonalidad del mobiliario y del tipo de piso debe ser siempre escogida con atención, principalmente, en el caso de los estándares de madera – los más vendidos dentro del portafolio de vinílicos.

Un piso claro suele causar más sensación de amplitud en el ambiente, mientras tonalidades oscuras crean el efecto de encogimiento. Por otro lado, utilizar solamente colores muy claros en el ambiente puede causar una impresión de impersonalidad y vacío, por otro lado, tonos oscuros en exceso implican en un aspecto poco atractivo.

Para huir de las exageraciones, una buena salida es equilibrar las cosas y apostar por los contrastes, trabajando con tonos opuestos entre piso y mobiliario. En el caso de un revestimiento claro, puedes optar por una tonalidad un poco más oscura en los muebles e incluso en el acabado en negro mate. Si el piso es oscuro, el mobiliario y las paredes pueden traer una tonalidad más clara y/o colores un poco más vivos.

#3 Revestir muebles con vinílico

Ahora que ya sabes cómo combinar tonalidades, una apuesta poco convencional puede ser perfecta para crear un ambiente lleno de personalidad: una excelente idea es combinar el piso vinílico con… ¡Vinílico!

Parece confuso, ¿no es verdad? Pero cálmate, vamos a explicar: además de ser capaz de revestir el piso, las paredes e incluso el techo, también puedes aplicar el vinílico para revestir el mobiliario, creando un efecto único en el décor. Es una solución muy interesante para restaurar muebles antiguos, ¿pero quién sabe si no se encaja en una solución nueva?

Además de ofrecer una infinidad de opciones de acabados con esta técnica, utilizar el piso vinílico en rollo para revestir muebles agrega diversos beneficios como facilitar la renovación de la que hablamos anteriormente con más agilidad, además de entregar lo que ya normalmente corresponde en el piso: practicidad y durabilidad.

Para dar al mobiliario una apariencia visualmente más continua y bien acabada, es indicada la aplicación del piso vinílico en rollo, que es distribuido en rollos en dimensiones mucho mayores que baldosas y tablas. En Tarkett, por ejemplo, los rollos tienen 2 metros de altura y largos que parten de 23 hasta 30 metros.

Como la mayor parte de los muebles suele encajarse dentro de este intervalo, es mucho más fácil ‘envolverlos’ a partir de las dimensiones del rollo, disminuyendo la cantidad de recortes.

Otra ventaja de utilizar los rollos es la posibilidad de sellar las juntas en la instalación usando el cordón de soldadura. Además de un acabado más clean, existen cordones de soldadura coloridos que pueden ayudarte a incrementar las combinaciones.

 

Ahora es mucho más fácil acertar a la hora de combinar el piso con el mobiliario, ¿no es verdad? ¡Comenta aquí qué te parecieron estos consejos y aprovecha para ver todas nuestras líneas de piso residencial en el sitio web

Deja un comentario